Géminis ascendente Sagitario

Mercurio-Júpiter Aire-Fuego
Se trata de dos signos jugadores, a los que gusta hacerse mutuas jugarretas: así evitan tomarse en serio y no enternecerse demasiado, para sofocar su emotividad: es un idealista cínico, o un cínico idealista. Hay varios personajes en uno, y el resultado es que se pierde. Puede ser al mismo tiempo encantador y exasperante, inmóvil o agitado: es a un tiempo apático y nervioso. Ama los contrastes y le encanta la contradicción: se divierte diciendo cualquier cosa, con tal de provocar la reacción de los demás. Nadie le puede controlar, pero si comete alguna bajeza es sólo de palabra. Preciso y minucioso, es más jugador que ambicioso. Atracción por otro Géminis.