El rito de la Luna

Si queremos lograr el amor profundo y sincero de alguien, podemos recurrir al aporte siempre potente de la Luna. En un lugar de su casa, cerca de una ventana -también puede realizarse al aire libre-, lleve a cabo este ritual en la primera noche de Luna llena.
Mirando el astro, en todo su esplendor, recite la siguiente oración:

Oh, Luna, que con toda la emanación de tu poder me brindes como esposo a a quien yo tanto he soñado. Ese ser de rostro luminoso y cuerpo amado. Ese ser cuya voz, cuyo espíritu y cuyos pensamientos me estremecen. Concédeme la gracia de su amor perfecto.

Durante las tres noches siguientes, lleve a cabo un segundo ritual, para el cual deberá hacerse de un ramo de flores blancas. Encienda tres sahumerios y colóquelos alrededor del ramo, que habrá apoyado en una mesa limpia. Luego, dé vueltas en torno de la mesa mientras recita:

Una vez y otras vez he llorado mi soledad, Luna mía, y a tí te he revelado mis angustias (repita esta frase varias veces, mientras baila alrededor de la mesa.
Te lo suplico. Que mi sed de……. sea saciada de inmediato.

Luego, lo indicado será permanecer en silencio y quietud, concentrado en el pedido, en tanto los sahumerios se consumen completamente.

Volver a Cómo amarrar un amor imposible