El hombre Capricornio

Se dice que el hombre Capricornio es frío, distante y altanero. En realidad, sólo es tímido o, con más frecuencia, se siente incómodo en su cuerpo. Se encuentra rígido, torpe, incluso rústico, y eso le hace sufrir.
Hay un tipo de Capricornio flaco, casi demacrado, con la nariz larga, los ojos caídos y la boca de labios finos y apretados. Tiene hombros estrechos, la figura huesuda, las manos largas y nudosas y anda un poco encorvado. Es el Capricornio saturnino, el triste, de quien la gente suele decir que ha nacido viejo.
El otro Capricornio es más corpulento, con un sólido esqueleto y el rostro cuadrado, la nariz ligeramente corta y ancha, las orejas bastante grandes y la boca enérgica, enmarcada por dos pliegues profundos que van desde las aletas de la nariz hasta más abajo de los labios. Tiene los ojos risueños y almendrados, los cabellos lacios y las manos y los pies grandes y anchos.
El primer tipo de Capricornio, influido por Saturno, tiene fama de elegante; el segundo, más influido por Marte, pasa por ser atlético. Pero ninguno de ellos se siente muy feliz con su aspecto. A menudo, el rostro del hombre Capricornio evoca la cabeza de una cabra, el animal emblemático del signo.

Volver a SIGNO CAPRICORNIO