El asesinato de John Lennon y la astrologia

¿Locura o conspiración?

Este misterio sigue sin resolverse e involucra a un gran artista asesinado. Nos referimos al asesinato del músico británico John Lennon, que tuvo lugar en Nueva York a las 22.50 h del lunes 8 de diciembre de 1980 por Mark David Chapman, un perturbado de 25 años. Cuatro balas le atravesaron los pulmones y el corazón y cuando llegó al Hospital Roosevelt ya había perdido el 80% de su sangre. Su muerte se certificó finalmente a las 23.15 h. Mark David Chapman sufrió graves perturbaciones mentales y depresiones desde su niñez, llegó a ser hospitalizado y en 1977 intentó suicidarse. Trató de superar todo ello volcándose en un fanatismo cristiano y se obsesionó especialmente con los fíeat/esy la figura de John Lennon, al que primero admiró, pero luego comenzó a odiar cuando este declaró en 1966 que los Beatles eran más populares que Jesucristo.
Crimen «espiritual»
En la carta astral levantada justo en el mismo instante del asesinato podemos ver el Sol en el signo de Sagitario y una conjunción de este con Neptuno. Por ello la primera conclusión que puede extraerse es que no cabe duda de que los motivos religiosos, espirituales o ideológicos tuvieron una crucial importancia en este crimen, que fue sobre todo irracional y absurdo, como el nebuloso y neurótico Neptuno, que se hallaba en estrecha conjunción con el Sol. Un crimen que tuvo un trasfondo ideológico o religioso, aunque, al mismo tiempo, de un modo tan fanático como disparatado, digno de los peores integrismos religiosos del momento actual. Las enajenadas elucubraciones mentales de Chapman, producto de un fanatismo religioso unido a delirios de grandeza y alucinaciones, fueron un caldo de cultivo muy típico de Neptuno, astro que rige todas estas cosas cuando se encuentra adverso.
Momento crucial
Por otro lado, los aspectos planetarios no eran buenos. La Luna se unió a Marte y ambos formaron una tensa cuadratura con Júpiter y Saturno, constituyendo entre los cuatro una configuración claramente destructiva, en la que lo negativo se impuso sobre lo positivo. Además, Júpiter y Saturno estaban en Libra, el signo natal de John Lennon, indicando que este se hallaba en un momento crucial de su vida o su destino.
Urano se encontraba angular en el fondo del cielo, lo que confirma la inmensa sorpresa que tuvo que ser para todos el terrible asesinato. También vemos cómo la mayoría de los planetas estaban en la Casa IV o cerca del fondo del cielo y recordemos cómo Lennon fue asesinado justo a la entrada de su casa. Pero no puede descartarse la idea de que detrás hubiera una conspiración mucho más seria debida, precisamente, a esa conjunción entre el Sol y Neptuno. Sin embargo, de haber existido tal conspiración, igualmente habría tenido un transfondo ideológico o religioso.

Carta astral levantada justo en el mismo instante del asesinato

Carta astral levantada justo en el mismo instante del asesinato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *