Como realizar un exorcismo

brujerías

1. Debe colocarse un crucifijo a la vista del poseso y, si fuera posible, colocárselo entre sus propias manos.
2. Si el poseso habla malignamente, se debe ordenar al diablo que se calle y que se limite a contestar solamente a las preguntas que se le dirijan.
3. El exorcista no debe dar crédito a lo que vea u oiga que hace o diga el poseso
4. Se le debe preguntar al poseso el número de entes o diablos que le poseen
5. En caso afirmativo, debe preguntarse a continuación en que época se produjo la posesión.
6. Se debe recomendar a los asistentes del exorcismo que deben ser muy pocos y que recen por el bien del poseso.
7. Se debe exorcizar siempre en tono de autoridad, insistiendo particularmente cuando se note que el poseso sufre más.
8. Se hará la señal de cruz en las partes del cuerpo donde más se acuse la alteración del poseso.
9. Se rociará con agua bendita el cuerpo del poseso muy especialmente en las zonas en donde se den reacciones violentas.
10. Se deben repetir las frases y palabras que más atormenten al poseído.
11. Deben encontrarse presentes los propios familiares del poseso, para que vean cómo reaccionan y sujeten fuertemente.
12. Cuando se haya vencido a los diablos, debe preguntársele por qué posesionó de la persona: por maleficio, por propia voluntad, por arte maléfico o por otros motivos, así como el propósito y en que zona del cuerpo se encuentran arraigados dentro de su organismo.
13. Una vez conocido el móvil y el lugar donde se encuentra el diablo, se procederá a expulsarlo definitivamente del cuerpo del poseso
14. Los asistentes deben arrodillarse durante la ceremonia y el exorcista les rociará con agua bendita.
15. A continuación, el exorcista debe dirigirse al poseso, pronunciando energéticamente lo siguiente:
«Cualquiera que sea, espíritu inmundo, te mando, así como a tus compañeros que poseéis a este siervo de Dios, en nombre de los Misterios de la Encarnación, de la Pasión, de la Resurrección y de la Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo y en nombre del Espíritu Santo, que me digas tu nombre y me indiques el día y la hora en que saldrás de este cuerpo. Te mando que me obedezcas y te prohíbo que atormentes más a esta criatura».
Todo esto acompañado de oraciones y rociando al poseso con agua bendita se hace hasta que éste quede sin fuerzas, entonces se le hará una señal de la cruz en la frente y otra en el corazón y el exorcismo habrá terminado.