Cómo invocar a san Antonio

Los requisitos para invocar a San Antonio son simples. Se requiere armar un altar casero en un lugar tranquilo de la casa y, sobre un mantel blanco, colocar su imagen. Se le ofrendan flores blancas, símbolo de la pureza de sentimientos, y velas blancas de fina cera de abejas. Se lo invoca los días viernes.
Si se desea invocarlo a la antigua usanza, debe recortarse una plantilla de cartulina que simula la suela de su sandalia. En ella se escriben los pedidos al santo, cuidando de que sean expresados en forma afirmativa, sencilla y clara.
Luego se coloca la Sandalia de San Antonio bajo la imagen y se enciende una vela blanca. Esta operación se repite durante siete viernes. Pronto se recibirá una respuesta y el esperado episodio sucederá invariablemente un día siete o múltiplo de siete.
La creencia popular dice que, si ha pasado un tiempo prudencial sin obtener resultados, se debe poner al santo al revés, «cabeza abajo», hasta que se cumpla el pedido.

Volver a san Antonio