Cáncer ascendente Leo

Luna-Sol Agua-Fuego.
La ambición en este nativo está alimentada por la imaginación. De ahí el peligro de dejar pasar el tiempo creyendo en un porvenir maravilloso, siempre aplazado para el día siguiente. A veces tiene tendencia a la mitomanía. Muy idealista, muy quijote, se inventa a menudo un personaje deslumbrante en el que sin embargo le cuesta mucho entrar. Quiere ser admirable, y su modo de ser, un poco fanfarrón, provoca en él una necesidad de sentirse adulado. Tiene una vida secreta, un sueño nacido en la infancia y que persigue desesperadamente. A veces, la responsable de ello es la madre. Si el padre ha tenido un fracaso, el hijo también lo tendrá por identificación, incluso si ha triunfado en la vida. Busca la compañía de los fuertes, que le reprochan su infantilismo, pero que no se deciden a abandonarle. Está también muy apegado a su familia y a sus hijos. Tiene sueños generosos. Atracción por Acuario.

Volver a Signo Cáncer