Brujeria: La religión de Murray

La arqueóloga y antropóloga británica Margaret Alice Murray (1863-1963) presentó una teoría novedosa en dos libros osados y discutidos: El culto de la brujería en Europa Occidental (1921) y El dios de los brujos (1931). Murray afirmó que la brujería no fue simplemente un culto oscuro, objeto de encarnizadas persecuciones durante los siglos XV, XVI y XVII, sino una fuerza religiosa mucho más antigua, poseedora de rasgos propios y de un pasado que, no por poco conocido, es menos rico y digno de consideración. Murray analizó la religión pagana que tenía amplia aceptación entre las clases bajas del Viejo Continente aún a principios del siglo XX y que habría sido practicada por las brujas de acuerdo con una serie de ritos conservados con leves variantes desde el pasado remoto. La visión de la autora inglesa, que sostiene la existencia de un culto vigoroso que les habría permitido a las mujeres recuperar algo del poder que la sociedad machista de entonces les negaba, fue desechada por romántica, inverosímil o extravagante por la mayoría de los académicos. Sin embargo, el gran historiador inglés Steven Runciman (1903-2000), que redactó el prólogo a la segunda edición inglesa del primero de los libros mencionados, remarca la importancia del enfoque que pone en el centro de la escena un culto precristiano poco y mal estudiado y hace caso omiso a las críticas formuladas desde el ocultismo por Montague Summers (1880-1948), por los piadosos espantados ante la visión de Juana de Arco tratada una vez más como bruja y por los antropólogos que adujeron conclusiones apresuradas. No obstante, el propio Runciman no puede soslayar que en El dios de los brujos Murray tal vez avanza un paso de más y realiza afirmaciones temerarias, por lo que, dice Runciman, se ve obligado a desconfiar un tanto, en especial por el modo en que Murray presenta sus pruebas documentales.
Otros autores, más tajantes, como Elliot Rose (A Razor for a Goat) o Norman Cohn (Europe’s Inner Demons) aducen que no se conoce ni un solo caso verificado de brujas o brujos ejecutados por la práctica de ninguna religión pagana identificable… Para estos autores la tesis de Murray estaría absolutamente demolida, aunque a lo largo de esta obra nos veremos obligados a volver una y otra vez sobre sus aventuradas conjeturas.
Así como la estudiosa inglesa fijó el origen de las brujas en la persistencia de la veneración a un dios cornudo en Europa, Cernunnos, el antropólogo español Julio Caro Baroja (1914-1995) observó un renacimiento del culto a Diana entré los habitantes de los bosques europeos en los siglos V y VI, aceptando, si no la totalidad de las hipótesis de Murray por lo menos los elementos básicos que permiten hablar de una religión bastante organizada. De cualquier modo, las conjeturas de la erudita inglesa no dejan de ser atractivas y han producido efectos duraderos, hasta el punto de que no es poca la influencia de sus ideas que se detecta en la aparición de la wicca, tema que trataremos oportunamente.

Continúa >>>