Baño purificador de flores

En este ritual se van a utilizar objetos que representen a los cuatro elementos: Fuego, Tierra, Agua y Aire. Su finalidad es lograr que el cuerpo alcance el grado de pureza necesario y, además, proveerlo de energía.
OBJETOS NECESARIOS
Dos rosas de cualquier color con su correspondiente tallo y algunas hojas
Un manojo de flores de cualquier tipo – Un recipiente metálico que pueda ponerse al fuego – Un puñado de sal – Una vela blanca
En caso de no conseguirse la rosa, podrán utilizarse pétalos secos junto con un tallo de rosal y tres o cuatro hojas.
Preparación y uso del agua de purificación
Llenar el recipiente con agua y echar dentro el puñado de sal, todas las flores, los tallos y las hojas. Ponerlo al fuego. Cuando rompa a hervir, bajar el fuego al mínimo y dejar cocer durante unos 15 minutos. Una vez que el agua se haya enfriado, colar la infusión.
El agua que se ha preparado para el baño, ha de secarse con el aire; así pues, no debe emplearse ninguna toalla ni paño.
A medida que se mojen brazos, cara y pies, deberá recitarse la oración tantas veces como sea necesario hasta que la operación termine.
Ritual
• Poner el agua de rosas en una jofaina o en un recipiente que se considere adecuado.
• Encender la vela blanca mientras se recita la oración 1.
• Con la mano izquierda, tomar un poco de agua y pasarla por el antebrazo derecho, desde el codo hacia los dedos, hasta humedecer totalmente antebrazo, mano y dedos.
• Coger agua con la mano derecha y hacer lo mismo en el brazo izquierdo.
• Con la mano izquierda coger agua y pasarla por la cara, desde el nacimiento del pelo hasta la barbilla.
• Con ambas manos, coger agua y lavar los pies, empezando por el izquierdo. Deberá hacerse partiendo del tobillo y deslizando la mano hacia la punta de los dedos.
• Quien lo desee, puede también echarse el agua sobre la cabeza, una vez que haya terminado de ducharse, siguiendo los pasos del ritual.
• Dejar secar.

Oración 1
Así como la luz de esta vela
deshace con su poder la oscuridad,
las fuerzas del Fuego disuelvan
todo rastro de impureza que haya en mí.

Oración 2
Que el poder del Agua
limpie mi cuerpo.
Que el poder del Aire
lo preserve.
Que el poder de la Tierra
lo armonice.
Que la fuerza de la naturaleza
me llene de energía.

Con este baño se conseguirá la higiene corporal necesaria para obtener los efectos buscados con el ritual que se lleve a cabo.