Atraiga el Amor con su mente

amarres de amor

Todos poseemos la capacidad de dar y recibir afecto; sin embargo, a causa de experiencias traumáticas del pasado muchas veces deja de funcionar. ¡Vuelva a “educar” su mente para que vibre con la mágica energía del amor!
Hay quienes se preguntan si existen personas que “nacieron” para ser amadas y otras que están condenadas a pasar su vida en la más árida soledad. En verdad, no se puede negar que algunos seres transmiten la sensación de estar “dotados” mágicamente para el éxito amoroso. Ellos llevan adelante felices relaciones de pareja, encuentran al hombre o a la mujer de sus sueños, no conocen el significado de la palabra “abandono” ni han sufrido rechazos sentimentales.

Quienes estudian las ciencias que trabajan con la poderosa energía de la mente, saben perfectamente que los destinos amorosos de las personas no son producto del azar ni de la casualidad.
La vida afectiva es el resultado de la combinación de muchos factores. Esa interacción da como resultado una disposición, una actitud determinada frente a la llegada del amor.
Los factores emocionales que conducen a la felicidad o condenan a la soledad, se originan en los primeros años de vida. Las experiencias vividas en la infancia determinan -en un nivel inconsciente- nuestro modo de relacionarnos con el amor.

Las inseguridades de nuestros padres, sus formas de demostrarnos físicamente amor, los temores que experimentaron frente a la responsabilidad de educar a sus hijos: todas estas vivencias van dejando una huella imborrable en nuestra psiquis.

Justamente, estas primeras experiencias de vida son nuestras primeras formas de sentir amor; de ellas aprendemos una manera determinada de dar y recibir cariño. Y es en la edad adulta, por lo general, cuando nos damos cuenta de que ese procedimiento “aprendido” desde la cuna atenta contra nuestra vida afectiva o, por el contrario, nos está predisponiendo para la felicidad compartida.

Quienes experimentan con frecuencia frustraciones amorosas, suelen sentirse condenados a los abandonos, al aislamiento. Estos individuos deben tener en cuenta que son ellos mismo quienes así lo determinan con su bagaje de emociones y pensamientos negativos.
El primer paso para abrirnos al amor consiste en estar realmente convencidos de que merecemos ser amados. Querernos, estimarnos, cuidarnos es importante, porque si nosotros no lo logramos, nadie más lo hará.

A continuación, presentamos las técnicas que famosos parapsicólogos enseñan a sus clientes para que la pesadilla de la soledad se transforme en la dicha de la pareja y la reunión familiar al calor del verdadero amor.
Prográmese para ser querido

Para solitarios crónicos

Para consolidar una relación nueva

Para aclarar diferencias sin pelearse

Adiós a la melancolía

Transforme su cuerpo en un imán

Quien es quien en el amor

Los pensamientos que se deben desterrar