Atraer la buena suerte

hechizos para la buena suerte
Siempre podremos mejorar nuestro destino, por eso debemos preparamos y trabajar para ser afortunados.
Seguramente, alguna vez nos nemos cruzado con personas que parecen tener la buena suerte siempre de su lado, que están «tocados por una varita» y nos preguntamos ¿cómo lo logran?

La respuesta no es tan compleja, son personas que hacen buen uso de su propia magia interior; ya que son optimistas, simpáticos y, sobre todo, consecuentes.
Pero, no se desaliente si su personalidad no le permite mantener siempre una actitud semejante a estas personas, porque usted puede lograr atraer la buena suerte con la ayuda de ciertos rituales y consejos que le enseñaremos a continuación.
Las rachas de suerte
Las rachas pueden ser, tanto de buena como de mala suerte. Y tanto unas como otras suceden por nuestra actitud. Si le pasa algo y dice «qué mala suerte tengo», prepárese para que se cumpla lo que ha decretado. Pero, si en cambio, le sucede algo agradable y se jacta de su buena suerte, lo que vendrá enseguida será una sucesión de cosas agradables.
Entonces, siempre tome una actitud positiva, sobre todo, cuando le pase algo que no sea bueno.
Para cortar con una mala racha, declare: «Agradezco lo bueno de esta situación».
De esta forma admitirá que está dispuesto a ser optimista, más allá de lo que haya sucedido, y cortará de raíz una inminente mala racha.
Colores positivos
No hay colores que traigan buena suerte, pero sus vibraciones son capaces de levantarnos el ánimo para atraerla.
Utilice el color adecuado para usted en ropa, accesorios, y otros elementos.
El equilibrio químico de los colores son:
❖ Rojos y naranjas: producen adrenalina, que incrementa la energía. Dan ansiedad.
❖ Verdes y azules: provocan calma y pasividad. Aceleran el tiempo de espera porque otorgan templanza.
❖ Amarillos: tienen su acción sobre los centros de energía del cuerpo y nivelan las actitudes discordantes.
Un talismán de poder
Realice su propio talismán de la suerte con estos elementos: una rosa roja seca, una moneda, un diente de ajo sin pelar, 2 metros de cinta blanca.

Procedimiento: deshoje los pétalos de la rosa, encímelos entre sí, y luego ponga encima la moneda y el diente de ajo. Envuelva con la cinta todos los elementos y cósala para que no se desate.
Lleve consigo siempre este talismán y tóquelo cada vez que necesite de la buena suerte.
San Antonio para el optimismo
Coloque dos velas blancas de panal de miel y en el medio ponga una estampita de San Antonio.
Por delante, coloque un recipiente con semillas de maíz y hojitas de romero, laurel, lavanda y unos granos de pimienta.
Encienda las velas y diga esta breve plegaria de agradecimiento al santo:

«Gracias, San Antonio,
por devolverme la fe
y abrirme todos los caminos
hacia el hermoso destino
de la abundancia.
Amén».