Aries del primer decanato

ariesDel 21 al 31 de marzo aproximadamente
Este carnero aparece en forma de animal, de pie. Parece que camine tranquilamente con la cabeza y la mirada hacia atrás, quizá vigilando lo que pueda pasar. Pero este movimiento de la cabeza tiene algo de humano en su actitud y nos recuerda a aquél que mirando atrás, simbólicamente, está preso de la nostalgia de su pasado. Sabemos que el signo Aries empieza el día del equinoccio de primavera, el cual anuncia la supremacía del día sobre la noche y el dominio de la luz sobre la oscuridad. Básicamente se orienta hacia el futuro, se proyecta hacia delante, con entusiasmo e impaciencia. No obstante, el primer carnero camina lentamente y su cabeza mira hacia atrás. En Babilonia, el primer mes del año siguiendo el equinoccio de primavera era el mes del sacrificio. En tal ocasión, se ofrecía un carnero como ofrenda a los dioses. De la misma manera, nuestro carnero tiene que ser sacrificado o, más exactamente, debe sacrificar su pasado, las aguas primordiales del invierno de donde procede -los 3 signos del zodíaco que lo preceden, Capricornio, Acuario y Piscis, son signos de invierno en el hemisferio norte-, si quiere girarse cara al futuro hacia donde todo le empuja. Debe provocar a propósito este fuego original que lleva dentro, corriendo el riesgo de quemarse, consumirse en su interior o quedar reducido a cenizas. Va hacia delante, pero un poco a ciegas, ya que no puede evitar referirse a su pasado, interrogarse y reflexionar, meditar sobre sus orígenes, inspirarse incluso en ellos para construir o crear algo nuevo. Su visión del futuro tiene todavía sus raíces en su pasado.

Volver a Aries