Aries ascendente Virgo

Marte-Mercurio Fuego-Tierra
Difícil y contradictorio. Con el Sol en la VIII Casa, se acentúa en el nativo la tendencia a la angustia, a los conflictos interiores.
Su vida está marcada por duelos o por tendencia a la muerte. Hay en él una contradicción entre el deseo de aventura y la necesidad de seguridad.
El nerviosismo, el predominio de lo cerebral y la curiosidad intelectual tienen en él gran importancia.
Puede orientar una parte de su vida a acumular bienes, y quizá reciba una herencia que le ayude a «lanzarse» en la segunda parte. La audacia y el sentido práctico pueden asegurar su fortuna.
Con la edad, las tendencias opuestas pueden armonizarse, y el orden que aporta Virgo calmará la fogosidad de Aries, ayudándole a medir los riesgos.
No es infrecuente que ejerza varias profesiones o una vida profesional determinada por los cambios y la diversidad. Atracción por Piscis.

Volver a Aries