Aptitudes del hombre Tauro

Los negocios, muy a menudo. Tiene cualidades de organización, sentido práctico, realismo y no se deja conmover fácilmente por los problemas de los demás. Defiende sus intereses, y a veces se le reprocha su falta de generosidad. No es ésta, ciertamente, una buena cualidad, pero hay que saber despertar su deseo de ofrecerse, y nunca tratar de forzarle.

El nativo de Tauro puede ser agente de la propiedad, empresario o constructor. Le conviene trabajar en lo concreto y desconfiar de las especulaciones, para las que no está dotado. Como financiero, triunfa en la banca o encuentra siempre los capitales que necesita cuando quiere crear su propia empresa.

Se le dan bien los pequeños trabajos manuales, pero es mejor que encargue a otro el acabado: es un excelente albañil u operario para las partes pesadas de una obra. Le interesa la arquitectura y el urbanismo. Su relación con la tierra le facilita el éxito en agronomía, agricultura, horticultura, investigaciones sobre abonos, etc.

Como signo de Venus, destaca en diversas actividades artísticas. A la canción, ya citada, hemos de añadir la danza, la escultura, la pintura y todas las artes dotadas de una dimensión concreta, de una relación con la materia.

Cuando en esta persona predomina la vocación intelectual, encontramos al matemático, al geómetra, al biólogo o al economista.
Conrad Moriquand dice, hablando de Tauro: «Cuando encuentra un punto de apoyo, es capaz de mover el mundo». Los ejemplos en la historia no faltan, de Marx a Freud.

Volver a Tauro