Aptitudes del hombre Aries

Al nativo de este signo le convienen las profesiones militares. Tiene sentido de la autoridad y del valor, y sabe querer a los hombres que comparten el peligro con él.

Es buen oficial, pero este guerrero se marchita en el cuartel: carece de vocación burocrática. Por la misma razón es buen detective o policía, siempre y cuando no se vea obligado a trabajar en una oficina.

Si se dedica a la jurisprudencia, será un excelente abogado. No es raro que sublime las tendencias sádicas de su signo a través de la medicina y disciplinas afines: cirugía, odontología o veterinaria (le gustan mucho los animales). Como médico general, trabajará sacrificadamente, sin preocuparse de hacer fortuna y sin escatimar sus fuerzas o su tiempo.

Algunos Aries, enamorados del riesgo y de las grandes empresas, triunfan como hombres de negocios porque tienen la genialidad de la decisión inmediata.

Nunca les mueve el incentivo de la ganancia, pero son capaces de amasar fortunas, quizá porque conciben los negocios como estrategias en el campo de batalla, y sólo la victoria les interesa. Si se arruinan, vuelven a partir de cero como si nada hubiera ocurrido.

Este creador ama hacer surgir de la tierra lo que todavía no existe; este innovador no rehusa ningún sacrificio. A veces conoce el fracaso, pues tiene parones bruscos: le gusta iniciar las cosas, pero le cansa culminarlas, prefiere los comienzos a los finales. A menudo le falta paciencia.

Volver a Aries