¿Qué mensaje nos ha transmitido Nostradamus?

Adscrito a las corrientes de pensamiento místico de su tiempo, sobre todo entre los cabalísticos cristianos, que se inspiraban a su vez en la sabiduría y los conocimientos de los sabios, de los filósofos y los poetas de la Antigüedad -quienes solían ser también médicos, astrónomos y matemáticos-, Nostradamus tomó sus visiones proféticas de la magia y la ciencia antigua. Pero no podía traducir ni transmitir al mundo lo que vio, como les había ocurrido a otros profetas y videntes antes que él, de otra manera que no fuera a través de un lenguaje poético y simbólico en el cual, después, cada cual ha creído descubrir lo que ha interpretado.
Es cierto que la visión y la previsión proceden del mismo principio. Pero debemos entender que el lenguaje empleado por Nostradamus no puede ser percibido ni entendido más que en el marco de una experiencia mística individual, similar a la que él vivió. Este es el mensaje verdadero que encierran sus versos. A partir de entonces, todos los que creyeron ver simples predicciones históricas nos han engañado y, al hacerlo, se han engañado a sí mismos. Todo lo que Michel de Notredame profetizó al final de su vida fue una experiencia espiritual individual, que creyó correcto transmitir al mundo para que cada cual la viva a su vez, tal como él la vivió.