¿Por qué son poderosas las cruces?

La cruz celta, de Caravaca, la sencilla cruz cristiana de madera, cruz egipcia, son muchas las formas, adornos e imágenes que la pueblan. Pero, su sentido es siempre el mismo: la cruz es la intersección de dos ejes, uno vertical, que nos conecta con el mundo superior y espiritual; uno horizontal, que nos une al espacio de lo terrenal y humano.
Esa conexión presupone una tensión, ya que son aspectos contrarios y opuestos; de ahí que la cruz tenga relación con el martirio y el sacrificio.

El poder del símbolo

La imagen de la cruz y su simbolismo es universal, está en diversas culturas. Como dijimos, dos son sus grandes poderes: el de representar la unión de los contrarios -lo superior y lo inferior-, y, por So tanto de la totalidad; y su tensión, símbolo de la sumisión de uno a otro.

Tipos de cruces

Son muchos los tipos de cruces e imágenes:
Esvástica: cruz gamada, es un símbolo primitivo en el que destaca el dinamismo de la cruz, aparece en las antiguas culturas cristianas de Bretaña, Irlanda, Micenas, entre los etruscos, celtas, germanos, en Asia.
Ankh: o cruz egipcia, por su forma, constituye una analogía del ser humano y, por lo tanto, refuerza la idea de la conexión entre el plano inferior y el superior.
Cruz Rosacruz:
Imagen potenciada de la cruz, mezcla de rosa y eje del mundo. La rosa simboliza a la-Virgen y el poder de lo femenino.
De Caravaca: se dice que perteneció al primer patriarca de Jerusalén y que fue arrebatada a los musulmanes. Se le adjudican grandes poderes milagrosos.