Baño contra el insomnio

Este baño deberá tomarse por la noche, justo antes de irse a dormir. Después de realizarlo, conviene hacer, ya en la cama, un ejercicio de relajación a fin de que de esta manera se concilie mejor el sueño. Podrá realizarse esta ceremonia tantas veces como se quiera.

Objetos necesarios

Tres bolsitas de manzanilla o un puñado de sus flores
Tres bolsitas de tila
Dos bolsitas de menta o un puñado de hojas frescas de menta
Tres cucharadas de leche
Un vaso con agua
Una cucharada de sal gorda o gruesa
En caso de no poder sumergirse en una bañera con estos elementos, deberán po­nerse los pies dentro de un recipiente lleno de agua en la que se hayan echado todos los ingredientes menos la sal.

Ritual

• Llenar la bañera con agua caliente y echar los ingredientes menos la sal.
• Sumergirse en el agua y relajarse. Visualizar un paisaje agradable, sedante. Pensar que, en las próximas ocho o nueve horas, no será posible encontrar la solución a ningún problema de modo que es inútil pensar en él; salir del baño.
• Poner la sal dentro del vaso y éste, debajo de la cama, a ser posible, justo debajo de la zona donde reposará la cabeza.
• Ir a la cama y relajarse nuevamente.
• Recitar la oración hasta que sobrevenga el sueño.

Oración

Estoy en paz conmigo,
con el Universo y con Dios.
Las fuerzas del Bien velarán mi sueño
y mañana será un nuevo día
lleno de gratas sorpresas.
Así me lo merezco y Dios es justo.
El agua, barrera impenetrable,
guarda mi descanso.

El vaso con agua y sal deberá ponerse debajo de la cama para aislar la mente de toda fuerza negativa que intentase perturbarla. Esta es una buena medida a tomar cada vez que se tema ser blanco de envidias ajenas. Se deberá cambiar una vez por semana, preferiblemente en lunes, día dedicado a la Luna y relacionado con la sensibilidad y la intuición.

Volver a Baños de potenciación y purificación

Artículos relacionados

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *