Optimismo, pesimismo y signos del Zodíaco

¿Dependen del signo de nacimiento?

Hay personas que están siempre alegres a pesar de los problemas, y otras que se desalientan frente a cada obstáculo. Aquí, la astrología nos explica las razones de estas conductas.
Aveces, algunos individuos suelen sentirse obligados a ser felices. Este es un imperativo muy común para quienes pertenecen a los signos de fuego (Aries, Leo y Sagitario). En realidad, esforzarse por ser feliz tiene el efecto indeseado de anular algo que debería ser natural. El presente debería ser vivido tal como es, aceptando que puede haber momentos en los cuales se puede estar desanimado, sin dar tantas vueltas sobre los motivos que llevaron a tal circunstancia. Además, sería de gran ayuda evitar la victimización en la cual, por ejemplo, el signo de Piscis cae con frecuencia.
En efecto, los piscianos suelen quejarse y rendirse frente a cualquier situación desfavorable.
Los signos de Tierra Por su parte, a los signos de Tierra (Tauro, Virgo y Capricornio) les convendría transformar sus limitaciones en recursos y sus defectos en méritos, convenciéndose a sí mismos de que siempre es posible cambiar.
Es importante tener en cuenta que los pensamientos se originan en nuestro interior y determinan la propia personalidad, así como cada experiencia vivida. Por otro lado, existe una causa concreta por la cual muchas personas logran tener una actitud tranquila hacia la vida, aceptando aquello que sucede con una predisposición positiva y optimista mientras que otras se dejan arrastrar por el rumbo de los acontecimientos desarrollando ansiedad, tristeza y formas depresivas más o menos serias. La tendencia a encontrar siempre «el lado bueno» de las cosas o a ponerse melancólico frente las dificultades puede depender del signo zodiacal y de la Carta Natal. Esta es una incógnita que la astrología busca revelar desde hace tiempo para proporcionar una respuesta definitiva, en contraposición a la teoría proveniente de la ciencia: la misma supone que tanto la predisposición a desarrollar depresión como la propensión al buen humor, están influenciadas por el ADN, que incide en un 30% en las mujeres y en un 20% en los hombres.
La astrología piensa que en este tema juegan un rol protagonice Júpiter y Saturno.
Júpiter es un planeta benéfico que gobierna Sagitario y se exalta en el signo de Cáncer. Simboliza el optimismo por excelencia, es decir, la capacidad de ver el lado positivo de la realidad. Cabe aclarar que un planeta se exalta cuando entrega toda su energía y su fuerza. Entonces, una buena posición de Júpiter ayuda a las personas a prever y juzgar de modo favorecedor el curso de los eventos. Así, sabrán disfrutar del presente sin mirar el pasado y sin vivir a la espera de un futuro mejor.
Como contrapartida, el segundo planeta fundamental para determinar el ánimo de los individuos. Saturno, representa el pesimismo y reprime la envidiable dote de Júpiter. Saturno es el planeta que gobierna Capricornio y se exalta en el signo de Libra. Un Saturno mal posicionado en una Carta Natal puede dar origen a seres tristes y suspicaces, que viven convencidos de ser perseguidos por la mala suerte y que no saben utilizar el arma de la ironía ni jugar consigo mismos, ni aceptar sus propios defectos y temores. Además, si en la Carta Natal aparece un aspecto de cuadratura u oposición entre Júpiter y Saturno, podemos encontrarnos con alguien que permanece en el pasado y que es incapaz de moverse o de cambiar las situaciones a su favor. Esto es porque su falta de agilidad no le permite disfrutar de las pequeñas o grandes alegrías cotidianas: de allí su impresión de que todo anda por el camino equivocado.
Optimismo y pesimismo en los signos de Fuego (Aries, Leo y Sagitario)
Optimismo y pesimismo en los signos de Tierra (Tauro, Virgo y Capricornio)
Optimismo y pesimismo en los signos de Aire (Géminis, Libra y Acuario)
Optimismo y pesimismo en los signos de Agua (Cáncer, Escorpio y Piscis)

Artículos relacionados