Luna en Leo e instinto de conservación

Cuando el pequeño Luna en Leo enfrenta por primera vez la convivencia social con sus iguales, se siente defraudado. El es distinto, es alguien fuera de lo común, pero nadie parece darse cuenta.
Se siente burlado por la vida, perdido en un mundo de fría indiferencia. Necesita con desesperación obtener reconocimiento en todas las circunstancias.
A partir de esta primera experiencia, se constituirá su mecanismo defensivo: hará todos los esfuerzos imaginables para centrar la atención de la maestra y para destacarse del resto. Echará mano a todos sus recursos para resultar atractivo y conseguir aquellos honores perdidos.
Pero muy raramente la respuesta obtenida pueda acercarse a la intensidad del reconocimiento familiar. Así es como muy difícilmente pueda evitar sentirse ofendido y humillado.

Volver a Luna en Leo