Las Casas Astrológicas

La Rueda zodiacal y las casas Astrológicas

La Rueda Zodiacal es un círculo dividido en 12 secciones. Cada una de esas secciones se denominan Casas Astrológicas.
Cada una de ellas está gobernada por un signo. Esta correspondencia se establece de acuerdo al tema del que trata cada casa.

¿Cómo se numeran las Casas?

Lo que acabamos de decir tiene valor pero sólo en términos generales, es decir, naturales. Así, decimos que Aries es el signo que rige la Casa I, porque es la primera, la del impulso, la acción, el comportamiento externo; todos parte de la temática que abarca esta área de la Rueda.
Sin embargo, lo que hay que entender es que esa «Casa I» será gobernada por el signo en que la persona tenga su Ascendente y, a partir de allí se cuentan secuencial-mente las demás casas.
Ejemplo:
Esto significa que una persona que tenga Ascendente en Aries, tendrá la Casa I en Aries; si es Tauro, la Casa I estará gobernada por Tauro, etcétera. A partir de allí, se cuentan las demás Casas y signos. Por lo tanto, si alguien tiene su Ascendente en Aries, su Casa I estará en Aries, la Casa II en Tauro, la Casa III en Géminis; así hasta completar la Rueda y los signos, que terminan en Piscis.

¿Qué es el ascendente?

En la Rueda Zodiacal, el Ascendente coincide con la Casa I y es el signo sobre el que el Sol ascendía en el horizonte en el momento en que uno nació. Es el segundo signo en importancia luego del solar y el lunar.
LAS 12 CASAS
CASA I: Representa las características físicas y la personalidad pública del sujeto.
CASA II: El dinero, las posesiones materiales, las ganancias y pérdidas. Las habilidades.
CASA III: Los viajes; los estudios; y la valoración de hermanos y vecinos. La comunicación.
CASA IV: Simboliza el hogar, la familia, las raíces. También, el fin de la existencia.
CASA V: Los niños, el amor, los juegos, el arte y la creatividad. Los placeres.
CASA VI: Representa el ambiente de trabajo y la profesión. El cuidado del cuerpo y la salud.
CASA VII: Las relaciones con cónyugues, socios, amigos y también, los enemigos y pleitos.
CASA VIII: El dinero no ganado, el sexo. Los cambios súbitos y la muerte. Lo oculto.
CASA IX: Los viajes largos. Los conocimientos religiosos y filosóficos. Cómo ve el mundo.
CASA X: El triunfo social, el estatus. Una posición en la vida, la segundad, el prestigio.
CASA XI: Proyectos, ayuda de los demás. Los amigos y las relaciones. Los deseos e ideales.
CASA XII: Los enemigos ocultos, la soledad, las penas, los sufrimientos. Sacrificios y castigos.

Para que sirven las Casas

Para realizar un estudio o predicción astrológica, lo que se hace es, mediante una serie de cáculos astrológicos, ver en qué lugar estaba cada planeta y signo en la Rueda Zodiacal. Es decir, saber en qué Casa Astrológica está cada planeta y en qué signos, así como conocer qué signo gobierna cada Casa. También, se estudian los aspectos, es decir la relación angular entre los planetas, y éstos y las casas.
A este «mapa astral», se lo denomina Carta Natal. Cuando se hace para un momento dado, a fin de hacer una predicción sobre cómo nos irá tal o cual año, se llama «Revolución Solar».
Como cada planeta y signo tienen una naturaleza, y como cada Casa habla de una temática en particular, si sabemos dónde están cada uno de ellos, lo que hacemos al realizar un pronóstico es «interpretar» qué significa la posición de todos ellos de acuerdo a su simbolismo.
Ejemplo:
Por ejemplo, si alguien tiene Aries en la Casa I y es del signo de Piscis, significa que su personalidad externa será «ariana», a pesar de ser pisciano. Por tanto, se comportará de forma más aguerrida, directa, impulsiva, apasionada, clara, decidida, menos sensible, más egoísta. En el caso de un planeta, si alguien tiene al Sol en Casa I, hemos de aplicar la energía del Sol a esa Casa. Será una persona segura de sí misma, algo egocéntrica, noble, directa, expresiva, ambiciosa, etc. Si el signo que gobernara la Casa I fuera otro, la interpretación se modifica completamente.

Volver a Astrología

Artículos relacionados