Infidelidades y parejas

¿Cuándo vale la pena luchar y cuándo no?

No en todos los casos de Infidelidad se puede hablar de un destino prefijado.
En muchas ocasiones, si se trata de un karma obvio, de una lección para aprender algo que el sujeto no logró incorporar en otra vida, por lo que la experiencia resultará evolutiva.
Esto es bastante habitual en aquellas personas que son infieles compulsivos, que intentan luchar contra este impulso, pero no lo logran porque traicionar es como un vicio, como una enfermedad. Sin lugar a dudas, a esta persona le va a tocar ser traicionado en la otra vida.
Con aquellos individuos que son reiteradamente traicionados por sus parejas, sucede algo similar, pero a la inversa, tal vez ellos fueron muy infieles en existencias anteriores y, de algún modo, precisan experimentar el polo contrario.
Estos casos solamente pueden superarse con regresiones para ver qué nos sucedió en el pasado a fin de que, en el presente, podamos afrontar mejor este problema.
En cualquier caso, hay que recordar que manejar estas situaciones que afectan a la pareja es complejo. Hay que analizar, en cada caso, qué debe ser rescatado y qué no merece la pena serlo, porque no todas las relaciones tienen porqué continuar si no lo merecen.
Si el vínculo es fuerte y ambos se quieren, entonces valdrá la pena luchar, de otro modo, quizá, haya que olvidarlo.

Infidelidad

Artículos relacionados