Inicio
Hechizos.us

Fantasías secretas de Leo

La zona erógena por excelencia de Leo es la espalda y la zona sacra. Recorrer la columna vertebral del nativo de este signo con las uñas o la lengua le llenará de placer. Los glúteos y el pecho son otras partes del cuerpo que Leo venera con auténtico deleite.

Leo necesita hacer el amor a menudo y de forma regular. Sus deseos sexuales son tremendos. Leo quiere ejercer control sobre su pareja y desea que ésta se someta a sus caprichos. Pero como no acepta negativas, cuando su pareja se niega a uno de sus deseos, Leo saca al feroz animal que lleva dentro y se llega a excitar aún más, manifestando su pasión de una forma salvaje y brutal.

Leo necesita escenarios de lujo para expresar toda su pasión. Una lujosa suitede un gran hotel o una habitación palaciega, de seguro que alimentan sus deseos eróticos. Los lugares exóticos, con sol y dorada arena, son también del gusto de un León.

El nativo de este signo se imagina a menudo en una playa paradisiaca tumbado en una hamaca; ella con guapos mulatos a su servicio, él con explosivas nativas haciendo sus delicias. Otra de las fantasías más recurrentes de un Leo es la de hacer el amor en una gran fiesta, acaparando la atención de todos los importantes asistentes.

Los complementos lujosos, las caras joyas, los perfumes exóticos y las telas suntuosas encienden la pasión de este signo tan regio. Llevar un pañuelo de seda o una cadena de oro activará el deseo de Leo, que deseará jugar mórbidamente con estos complementos. Las rosas rojas también encantan al nativo del signo, y una de sus fantasías podría ser cubrir con pétalos de esta flor el cuerpo de su amante.

Volver a Leo

Volver a Signos de Zodíaco