El Sol

astrología

El Sol

El Sol encarna nuestro carácter intrínseco, las preocupaciones básicas, el área y el modo en que tiene lugar la mayor parte de nuestra personalidad.

Simboliza el camino y la meta, lo que es más esencial para nosotros. Representa el principio yang, la conciencia, la mente, la voluntad, la actividad, la energía vital, la fuerza dinámica, la creatividad individual y la autoexpresión, el brillo, la calidez, la capacidad de motivación, el valor, el optimismo y el ímpetu en la vida.

Junto con Marte, el Sol encarna el principio masculino en el horóscopo. Al mismo tiempo, el Sol refleja el elemento paternal masculino que expresa la actitud hacia nuestro propio padre, los padres sustitutos y las personas en puestos de autoridad.

Rasgos positivos

El individuo que confía en sus propios recursos. Un poderoso desarrollo de su propio ser. Da una fuerte impresión y posee una personalidad impactante. Una saludable confianza en sí mismo, muy dinámico, irradia calidez. Es vigoroso, magnánimo, creativo, independiente y confía en sí mismo.

Rasgos negativos

La persona desmedida. Bien con una exageración de auto-exaltación de las posibilidades propias y una personalidad envanecida y arrogante, o bien con una postura frágil, de voluntad débil y servil con grandes dificultades en el desarrollo de la propia esencia, de crecimiento tardío.

El Sol en los Signos

Como el sol representa el carácter intrínseco de una persona, aquí se encontrarán todos los rasgos básicos, como el del Arquetipo, Sombra, Motivación y Objetivo en la Vida, al igual que lo que Busca y los Escollos específicos de cada signo, los Ejemplos y el típico Principio Guía.

Además, se describen en sus naturalezas características Actos, Pensamientos y Sentimientos. Sin representarlo de forma específica, el retrato resultante de esos rasgos es el cuadro de un hombre maduro, que se expresa como parte de autoimagen en el horóscopo de un hombre, y como parte de la imagen de búsqueda en el horóscopo de una mujer.

Las áreas profesionales típicas son aquellas que por lo general se asignan a los signos astrológicos respectivos y que no están limitadas a la posición del Sol. También pueden aplicarse a una notable agrupación de planetas dentro de un signo o a través de Mercurio, el MC u otras configuraciones importantes.

Artículos relacionados