Talismanes de metal

La ciencia alquímica está en estrecha relación con la Magia Elemental. Los magos alquimistas son los farmacéuticos de la naturaleza. En sus laboratorios fabrican pócimas, ungüentos y distintos preparados que contienen las energías de la madre Naturaleza. Ellos trabajan extrayendo de ella las vibraciones que alberga en su interior y le dan vida y poder.

Vibraciones que están en consonancia con los Espíritus Elementales y de la que ellos mismos son portadores. Precisamente, la misión de los alquimistas es transmutar no sólo el metal en oro sino también las vibraciones negativas en positivas. Otra forma que tienen los alquimistas de capturar la fuerza vital del universo es a través de talismanes.

Estos vehículos de poder forman parte de la magia en general y, por supuesto, de la Magia Elemental. En esta antigua rama de la magia para la confección de objetos mágicos se tienen en cuenta los Elementos provenientes del mundo mineral y de la tierra. Cada metal es elegido por su correspondencia con los cuatro elementos. El oro y la plata corresponden al Aire.

Se utiliza para resolver problemas en los que se requiere un gran control mental. El mercurio es el metal indicado para un talismán que quiera contener el poder del elemento Agua, vinculado con problemes de índole sentimental.

El hierro y el cobre vibran en correspondencia con el Fuego, que protege a las personas de daños enviados por terceros. Mientras que el plomo pertenece a la Tierra y es ideal para resolver conflictos económicos o judiciales, agilizar trámites o el cobro de una herencia.

Volver a Amuletos y talismanes

Artículos relacionados

 


Hechizos y brujerías

amuletos para atraer dinero