La botellita del amor

En un frasco pequeño, que pueda ser llevado cómodamente consigo, se introducirán tres pelos de cabra, junto con un mechón de cabellos de la persona amada, a lo que habrán de añadirse nueve gotas de esencia de verbena, tapándolo bien.

Empezar un viernes al amanecer y llevarla con uno a partir del mediodía de ese mismo viernes, y por un total de una semana.

Todas las mañanas habrá de visualizar al amado, incitándole para que le ame, sugiriéndole:
«Ámame».

Al séptimo día se imaginará que el amado accede definitivamente al envite del amante, y visualizará su deseo hecho ya realidad.

Por último, esconder en lugar seguro el amuleto, teniendo la seguridad de que, mientras no lo pierda, el ser querido se verá irrevocablemente obligado a amarle.

Tenga cuidado, también, de que nadie lo abra, puesto que el trabajo dejaría de ejercer su influencia.

Volver a Amuletos y talismanes