Diferencia entre Amuleto y Talismán

Amuleto y Talismán
Es un error muy común confundir el efecto que producen unos y otros porque hay una gran diferencia entre un amuleto y un talismán.

El amuleto tiene por objeto proteger a la persona de todo tipo de energía negativa; es una especie de escudo que impide que surtan efecto los malos deseos o las maldiciones que pudieran enviarle sus enemigos o que se contamine en caso de encontrarse en un ambiente muy cargado negativamente.

El talismán, por el contrario, no defiende a quien lo lleva, sino que potencia sus cualidades de manera que pueda conseguir los objetivos que se proponga.

Son muchos los objetos que pueden ser utilizados a modo de amuleto o talismán; de hecho, cada vez que se viste una determinada prenda para ir a una reunión importante porque trae suerte, se está adjudicando a la misma propiedades mágicas o, como poco, cierta fuerza; se la convierte en talismán o en amuleto.

Hay objetos que, por su simbología transmitida a través de generaciones, tienen fuertes cualidades protectoras. Muchos de ellos, como la cruz, son símbolos ampliamente difundidos en occidente, pero otros son menos conocidos y tienen una influencia básicamente local.

Amuletos y talismanes hay muchísimos; cada pueblo, con sus creencias religiosas y místicas, ha adjudicado poderes mágicos a los elementos más diversos: ranas, buhos, serpientes, tortugas, dientes de oso, etc.

Lo importante, en todo caso, es que cada quien encuentre aquellos objetos por los cuales se siente protegido o de los cuales recibe energía, ya que la mayor fuerza no está en el objeto en sí, sino en la relación que su poseedor establezca con el mismo.

Es precisamente el vínculo que se tiene con el elemento lo que modifica positivamente la mente, de modo que quien lo posee actúa de una manera mucho más acertada y, por lo tanto, beneficiosa para sí mismo.

De la misma manera, hay objetos de los cuales se sospecha que dan mala suerte; ya sea porque se siente un instintivo rechazo hacia ellos como por haber sido recibido de manos de una persona que posteriormente ha tenido actitudes censurables.

En estos casos, lo más conveniente es deshacerse de ellos en un cruce de caminos y, si por cualquier razón esto no fuera posible, guardarlos en un lugar bien apartado de la casa sin que tengan contacto con el resto de las pertenencias; ahora bien, antes deberán ser envueltos en un papel o tela negros para que así se absorba su carga negativa.

Volver a Amuletos y talismanes