Amuletos contra robos

talismán para defenderse de los ladrones
Concentre las energías positivas en objetos mágicos y conviértalos en sus aliados protectores para sentirse seguro.
Cada día es más necesario cuidar nuestras pertenencias. Cuando caminamos por la calle o subimos a un transporte público siem­pre estamos expuestos a que alguien tome lo que no le pertenece. Incluso, en nuestros hogares o empresas. Por eso, le presentamos dos formas de realizar objetos mági­cos que emiten vibracio­nes positivas.

Protección ambulante

Es un objeto al que se le atribuyen poderes especia­les. En este caso, lo cargaremos para evitar hur­tos, robos, esta­fas o extravíos.
Para la confección de este valioso talismán mági­co, proceda de la si­guiente manera: un do­mingo, inmediatamente después de la salida del sol, tome un trozo de pergamino, dibújele un círculo de 5 cm de diámetro y re­córtelo. Con un punzón, grabe la siguiente inscrip­ción:

«Folgurarant oculi elius et ams faciem eius parescebant omnes gen­tes et omnes populi VY H. R.»

Para cerrar la línea, di­buje una cruz con tinta dorada. Luego, trace un círculo, dorado también, por debajo de la leyenda. En el centro, escriba su nombre con tinta azul.
A continuación, prepa­re un brasero pequeño con tres carbones en­cendidos y vierta sobre ellos azafrán, hojas de laurel y madera seca (o viruta) de roble. Comience a ahumar el objeto. Deslícelo por enci­ma siguiendo el movi­miento de las agujas del reloj. Cuando haya completado siete ciclos, coloque de ambas caras el talismán sobre el humo siete veces más. Finalmente, exponga la pieza obtenida a la luz solar toda una jornada. NO per­mita que nadie lo vea. Antes de que el sol se oculte, guarde su amuleto en una bolsita de seda color amari­llo intenso (o naranja).Podrá transportarlo en un bolso o en sus ropas.

Para la casa o el negocio

Si bien los amuletos se ca­racterizan por ser objetos pequeños, a los que se atri­buye la virtud de alejar el mal o propiciar el bien, tam­bién se pueden hacer para proteger hogares, empresas, oficinas, etc. Sólo hay una di­ferencia: una vez realizado, debe permanecer colgado en el lugar Uno de los más efectivos es el siguiente.

¿Qué necesita?

• Un frasco pequeño
• Sal marina
• Una ostra

Cómo hacerlo?

Durante una noche de lu­na llena, coloque siete cucharaditas de la sal en el frasco. Con cada una, repita:

«Moldad de las almas, por el lugar que este amuleto pre­sida no has de pasar. La in­mensidad del mar protegerá este espado para siempre»

Luego, coloque la ostra dentro del frasco y déjelo sin tapar toda la noche. Por la mañana, ya podrá cerrarlo y colocarlo en el sitio que desee cuidar Recuerde que debe permane­cer colgado. Para esto, áte­le una cinta azul. En la ca­sa, póngalo cerca de la puerta de entrada.

Volver a Amuletos y talismanes