Amuletos: Amonites

amuletosEn muchos países se utilizan estos fósiles como amuleto protector de todo tipo de enfermedades, costumbre que se remonta a la Inglaterra del siglo XVII. Se cuenta que una abadesa, santa Hilda, quería construir una iglesia en un lugar totalmente infectado de serpientes. Decidida, dio muerte a los ofidios que se convirtieron en piedra.

A partir de entonces, en ese país, a los amonites se les suele llamar «serpientes enrolladas», ya que se cree que son las que la santa petrificó. Pero aunque se sabe que un amonite no es una serpiente sino un fósil, estas piedras tienen propiedades mágicas.

Durante muchos siglos los fósiles molidos se han administrado como medicamentos a los enfermos, no sólo en Europa sino también en Asia.

Si una persona adjudica a un amonite propiedades como amuleto o talismán, no cabe duda de que podrá utilizarlo como tal, ya que tiene la fuerza de habefr pertenecido a un ser vivo, de tener características pertenecientes al reino animal y al reino mineral.

Volver a Amuletos y talismanes