Acuario y la salud

signo acuario

Alan Alda, nativo de Acuario

Cuando se juega tan fuerte como lo hace Acuario lo más seguro es que salte algún resorte que nos haga ver que estamos sujetos a un mundo limitado. En el caso del Aguador, la vitalidad y la salud suelen ser los encargados de mostrarle que no se puede pasar por esta vida sin pagar la cuenta.

El Sol, astro rey por excelencia, es el encargado de simbolizar la fuerza y la vitalidad de los individuos. Cuando atraviesa el signo de Acuario allá por los meses de enero y febrero, es por todos conocido la falta de fuerza y de calor en sus rayos. Al igual ocurre con la salud de este nativo, y de ese modo sus fuerzas están limitadas y no le permiten llevar a cabo una buena parte de sus sueños. Esto también se podría ver desde otro punto de vista: el nativo se encuentra siempre proyectando su energía fuera de él por medio de planes futuros, y cuanto más agotado esté, más se empeña en buscar energías a través del delirio mental, algo que no siempre consigue.

Es bastante común que a cada signo se le asocie una emoción, sentimiento o virtud que represente de alguna manera la fuente de la vitalidad para el mismo. En el caso de Acuario la esperanza es su gran aliado. Jamás la pierde y con ella alimenta todo tipo de pensamientos positivos que en la mayoría de los casos llegan a materializarse cargando de ilusión las baterías vitales del nativo. En el caso particular de Acuario bien se puede generalizar el famoso refrán que dice que de ilusión vive el hombre.

Después de lo que hemos hablado de este signo, no habrá que insistir para que todo el mundo llegue a comprender el fuerte desgaste nervioso que conlleva la actividad mental de este nativo. La mente de Acuario nunca cesa de procesar información ni de pescar al vuelo un sinfín de ideas que forman parte de su dieta alimenticia, mientras que, por lo general, tiende a descuidar y a castigar su sólido y fuerte cuerpo.

Volver a Acuario
Volver a Signos de Zodíaco