Israel

En Israel, los redactores de la Biblia se inspiraron en dos relatos cosmogónicos, uno de los cuales da inicio al Antiguo Testamento.
mitosNo se puede hablar del nacimiento del mundo según Israel, por supuesto, sin mencionar el Génesis bíblico. Sin embargo, actualmente, en un plano histórico, está establecido que dos relatos fueron el origen la Biblia, la cual, más que un mito, constituye una convicción religiosa profunda muy arraigada en la mentalidad de los judíos y los cristianos del mundo entero, que tienen un común referente en el Antiguo Testamento.

La Biblia contiene, pues, dos relatos de la Creación, el más antiguo de los cuales es el Yahvista, que dataría del siglo VIH antes de nuestra era, mientras que el más reciente es el Elohísta, denominado «Código sacerdotal», para aludir así el espíritu original del judaismo que aflora en los textos que contiene. Este dataría del siglo vi antes de nuestra era. El nombre del texto llamado Yahvista proviene del que recibe el Dios de Israel, es decir, Yahvé.
En cuanto al texto llamado Elohísta, su apelación procede de Elohím, que designa a Dios, al que los hebreos llamaron Elohím, «el Hombre de arriba», frente a Adán, «el Hombre de abajo».

Una leyenda judía sobre el primer día de la creación del mundo

Pero antes de entrar en el universo Yahvista, y luego en el Elohísta o del código sacerdotal, y antes de subrayar lo que tienen en común y lo que les distingue, queremos que descubras las primeras líneas del relato del primer día de la creación del mundo según una leyenda judía, cuyo origen, muy lejano, fue tal vez contemporáneo, aunque sin duda más bien anterior, a la redacción de los textos de las leyendas Yahvista y Elohísta: «El primer día de la creación, Dios creó diez cosas: el cielo y la tierra, Tohu y Bohu, la luz y las tinieblas, el viento y las aguas, la duración del día y la duración de la noche». (Louis Ginzberg, Leyendas judías, 1997.) Las «diez cosas» que «Dios creó», según este relato, son para nosotros muy interesantes. Al enumerarlas, observamos que el cielo y la tierra, es decir, la bóveda celeste y el suelo terrestre, se crearon al mismo tiempo, así como la luz y las tinieblas, es decir la claridad y la oscuridad, el viento y las aguas, la duración del día y la de la noche, es decir, el tiempo.

En otros términos, el cielo, la tierra, los 4 elementos, el Fuego , la Tierra, el Aire y el Agua, y el tiempo, se crearon el mismo día, en este caso, el primero de ellos según la leyenda. Finalmente, hemos dejado para lo último Tohu y Bohu a propósito, pues, aunque han sido nombres humorísticos atribuidos a islas imaginarias por el escritor Frangois Rabelais, a mediados del siglo XVI, y aunque ahora en francés forman juntos una locución familiar empleada para designar un gran desorden o una gran confusión, no dejan de ser las palabras utilizadas por los hebreos para designar el gran caos original, de donde surgió la creación, según el relato del Elohísta o código sacerdotal del Génesis, escogido para ser el texto con el que empieza la Biblia, del cual sabemos que su redacción es posterior al texto del Yahvista.

Sigue leyendo >>>

 

Hechizos y brujerías

simbolos egipcios