Protéjase de las malas intenciones

Eche en diez litros de agua siete brotes de ruda y un chorrito de aceite de oliva.

Deje reposar por una noche al sereno.

Al día siguiente, lave los pisos, las paredes y las puertas de su hogar.

Volver a Magia con ruda