Magia Lunar

brujeríaEn el mundo actual vemos un renacimiento del interés por la magia. Interés que va desde el estudio de los trabajos de los alquimistas herméticos hasta el redescubrimiento del Diablo como fuerza primigenia.
En diversos lugares del globo están apareciendo grupos, más o menos secretos, que pretenden constituirse en herederos de los magos que, en otros tiempos, llevaron a cabo una búsqueda «paralela» de la verdad. Estos grupos van desde los peligrosos y violentos hasta algunos tan inocentes que no pasan de ser clubs de asueto.
Una de las secuencias del film París secreto (realizado en 1964) atrajo la atención pública sobre la danza sagrada de las adoradoras de la Luna, Mientras que se podía entrar rápidamente en contacto con tal o cual gran sociedad secreta iniciática occidental, resultó tremendamente difícil entrar en contacto con los actuales adeptos de las antiguas iniciaciones mágicas lunares.
Y sin embargo, existe una supervivencia de los misterios lunares: en ciertas fechas, una sociedad secreta de adoradores y adoradoras de la Luna se reúne, aún hoy en día, en uno de los extraños caos rocosos del Bosque de Fontainebleau para celebrar impresionantes ritos nocturnos. Los mismos, sin duda, de los de aquellos sacerdotes y sacerdotisas que, en el corazón del bosque, detuvieron en otro tiempo y en plena noche al emperador Carlos V y su séquito.
De hecho, no es tan asombroso encontrarnos, paralelamente al renacer de las iniciaciones solares, una vuelta a la vida de la otra gran tradición mágica ancestral: la herencia de la Diosa Lunar.
Desde la más remota antigüedad, la Luna era venerada con tanta reverencia como el Sol. Además, ¿acaso Diana no era hermana de Apolo? A través de todos los misterios, de todas las iniciaciones tradicionales, siempre hallamos la herencia de las dos vías mágicas opuestas (pero en realidad complementarias): la solar y la lunar. Oposición indisociable, puesto que refleja la ley misma de la polaridad: Sol-Luna, hombre-mujer, luz-tinieblas, etc.
La magia lunar no es necesariamente maléfica, todo depende de la utilización que de ella hagan sus fieles. Alguna investigación discreta podría darnos testimonio de la perpetuación actual de las iniciaciones lunares. Por ejemplo, la presencia de la diosa griega Diana en cierto número de obras simbólicas de los artistas de la Escuela de Fontainebleau, no revela en absoluto un simple gesto obsequioso hacia la favorita Diane de Poitiers; y, por otra parte, ésta era de hecho una importante iniciada tántrica (de la vía llamada «de izquierda», justamente aquella que se halla bajo la advocación de la Gran Diosa).
Aún hoy en día, tal o cual forma divina de la Luna: Isis, Artemisa, Diana, Mecate, tiene, en el más profundo de los secretos, fervientes devotos. La más oculta (y la más peligrosa, al menos para los imprudentes no preparados) de estas supervivencias mágicas es la de los misterios de Hécate, la Triple Diosa de los cruces de caminos.
¡Terrible y extraño culto este de Hécate de los tres rostros: misterios, mágicos capaces de transtornar a sus adeptos sea hacia las negras formas de la magia, sea, por el contrario, hacia el supremo desarrollo iniciático! Por cierto que un eminente esoterista actual, M.H. Noveau-Piobb, publicó hace unos años una obra muy curiosa en la cual alza un poco (pero sólo un poco) el velo que cubre estos secretos.

 

Hechizos y brujerías

magia lunar

5 comentarios en “Magia Lunar

  1. Es muy bueno todo lo q s trata de magia en espesial yu soy d boto d san la muerte y hago todo los trabajo con el m es etudiad todo sobre el santo y siempre cumple

  2. La Magia Lunar es una de las magias mas poderosas pero es como una espada de dos filos
    tienes que tener mucha experiencia al hacer tus rituales o podrias imbocar a un ser no deseado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *