Hechizo para protegernos de los ataques energéticos nocturnos

Si no logramos descansar de forma efectiva y nos despertamos más cansados que antes de acostarnos, puede suceder que estemos siendo víctimas de un ataque energético.

Para lograr que el mismo no nos afecte, dibujaremos debajo de la cama un círculo con una mezcla de sal y pimienta verde. En su centro pondremos un recipiente de vidrio con agua en la que habremos introducido un cuarzo rosa, 20 gotas de esencia de magnolia y siete flores de té de roca.

Deberemos renovar el contenido del recipiente a diario durante nueve días.

Volver a Hechizos de protección

 

Hechizos y brujerías

ataques energeticos nocturnos