¿Qué es un gualicho?

Originalmente, entre los aborígenes el mal era representado por un espíritu llamado Walichú o Gualicho, palabras derivadas de Hualichu, que, en lengua araucana significa alrededor de la gente.
Este ser maligno era conjurado por los hechiceros.
A Gualicho se lo veneraba y respetaba, pues, de lo contrario, era capaz de robar niños, asustar mujeres y causar todo tipo de desastres.
Por esa razón, en las diferentes regiones donde se lo conocía también por otros nombres, se le ofrendaban piedras, trozos de vestimenta y otros objetos para aplacar su ira.
Con el paso del tiempo, estos ritos para conjurar le mal tomaron el nombre del genio maligno venerado.
Es así que, hoyen día, se denomina gualicho al preparado que conjura todo tipo de males.